martes, 14 de mayo de 2013

Tendencias educativas en nivel superior: ¿hablamos de MOOC?

El profesor universitario tiene la responsabilidad del proceso de enseñanza, independientemente del ámbito en el que se desarrolle (ambientes tradicionales o bien más flexibles sustentados en las TIC, y promover el aprendizaje colaborativo, teniendo en este caso implicaciones en la preparación del docente que desempeñará este rol.

La búsqueda de una educación de mayor calidad es el principal propósito de la Universidad y de las Instituciones educativas en general, por ello, es fundamental considerar a los entornos tecnológicos no como elementos sustitutivos de la educación presencial, sino complementarios.

Es imprescindible proveer un entorno virtual en el cual la interacción interpersonal y con los contenidos facilite y potencie el aprendizaje de los alumnos.
Un entorno pedagógico virtual que tenga en cuenta herramientas que permitan dinamizar la actividad en el aula virtual y la comunicación e interacción entre docentes y alumnos.

Sin dudas un MOOC puede promover la creación de una red para la formación durante toda la vida, pero... ¿de qué manera? Permite que los participantes puedan conectarse con otros de distintas formas y a través de diferentes recursos y herramientas, sin embargo, ¿es posible que respondan a una estructura formal de curso que certifique el aprendizaje logrado?

Podemos decir que los MOOC son un desarrollo incipiente en el área de la EaD, una propuesta diferente de cursos elearning, que comienzan a conocerse con el nombre de "MOOC" a partir de 2008. Así, prestigiosas universidades de EE UU, como Harvard, MIT, Stanford,  Berkeley, comenzaron a utilizar este modelo a partir del surgimiento de distintas iniciativas.

Dos características son claves de un MOOC:
  • Acceso abierto: cualquier persona puede matricularse a un curso y sin obligación de pagar una cuota por ello.
  • Masividad: son cursos que están diseñados para soportar un número indefinido de participantes, a través de plataformas con una interface sencilla.

Así, un MOOC debe basarse en buenos contenidos, buena interacción y capaz de acreditar logros.

Posibilita a las instituciones abrirse y conocerse ante un número grande de estudiantes, pero también ofrecen la alternativa de explorar nuevas prácticas pedagógicas.



MOOC Poster (V3)



Si el público que accede a un MOOC está conformado por todos aquellos con interés y ganas de aprender de forma flexible, en un entorno de emprendimiento y colaboración online, ¿tiene sentido un MOOC si no ofrece una certificación? ¿Sigue siendo prioritario la acreditación de conocimientos por parte de una institución universitaria?

Volviendo a la función docente, creo que es de relevancia el tema de la intervención y/o rol del profesor, o como queramos llamarlo: mentor, facilitador, tutor..La presencia docente en iniciativas abiertas como es el caso de un MOOC tendría que continuar, pero sin dudas su rol debe ser diferente al rol tradicional docente, ¿representaría entonces una nueva definición del rol del tutor virtual?  

Terminan siendo más preguntas que otra cosa este post, espero poder comenzar a bosquejar algunas de las respuestas en un próximo articulo...

En un futuro no muy lejano, creo que si hablamos de MOOC, podríamos hablar de un "nuevo elearning", sin embargo hay aún mucho camino por recorrer (o tela por cortar) por parte de las universidades, aunque la andadura ya haya iniciado.

Referencia: http://revistaeducacionvirtual.com/mooc-resultados-reales/

1 comentario:

  1. me parece muy interesante así como el TRAL creo que es el momento preciso par comenzar a innovar y hacer del conocimiento y la ciencia una apropiación social incluyente y expansiva. gracias por tu aporte

    ResponderEliminar